info@rc21.org            

La ciudad transgresora:

Perspectivas comparativas en gobernanza y en las alternativas de la vida cotidiana en la ciudad global emergente.

La transgresión ha estado asociada a la vida urbana en la literatura sociológica, como una forma de retar, de enfrentarse, de oponerse a la autoridad. La anonimidad de la vida urbana proporciona oportunidades para contravenir o desobedecer las normas sociales y morales. Al mismo tiempo el continuo flujo del movimiento, la transformación de las ciudades la conflictividad urbana puede desafiar pretensiones de cálculo racional y así, estimular modos de acción que siguen formas transgresoras de racionalidad. Muchos académicos han relacionado emancipación y rebelión con las ciudades. Pero más allá de estas interpretaciones de la movilización política, la ciudad es vista como transgresora porque concentra violencia; visualizamos la ciudad como el espacio “natural” de la transgresión porque en ella ocurren y se concentran la violencia, la criminalidad, las rebeliones, la polarización social extrema y la informalidad.

Para continuar el diálogo forjado por RC21 en la conferencia en Urbino, Italia en 2015, sobre La ciudad ideal, en la próxima reunión anual de año 2016 de RC21, proponemos reflexionar comparativamente sobre qué normas sociales y formas estatales están siendo configuradas por la ciudad. En vez de cuestionarnos por lo que es ideal, proponemos reflexionar sobre lo sobre lo indeseable, sobre lo que es cuestionable y resistible y para quién. Si, por ejemplo, una ciudad “ingobernable” es a la vez indeseable para algunos sujetos urbanos, podemos preguntarnos qué es lo que aprendemos al mirar en forma inversa el marco comparativo y normativo. Esta ingobernabilidad, o, también, la ilusión de gobernabilidad, puede entenderse como una transgresión a los propósitos de orden y control del estado contemporáneo. Pensar la gobernanza desde esta perspectiva de las transgresiones obliga a una reflexión simultánea sobre las forma dominantes de “buena” gobernanza. Además, la transgresión siempre está vinculada con un conjunto de normas, que varían considerablemente a través del tiempo y el espacio. La comparación permite que el arsenal de conceptos nor(te)mativos que acostumbramos emplear en las ciencias sociales destaque en el escenario: Estado, salarios, cálculo racionalidad, gobernabilidad, son categorías que encuadran nuestras apreciaciones y valoraciones de “ingobernabilidad” y de la ilusión de gobernanza. Por ejemplo, la Ciudad de México, sede del evento de 2016, podría mirarse como ingobernable desde la perspectiva de Tokio o de París, en donde el estado parece tener una presencia más firme y una historia diferente. Sin embargo, es necesario preguntarse ¿cómo funciona la ciudad día con día a pesar de la complejidad y las transgresiones? Así también ¿cuál es el significado de la vida cotidiana para los habitantes de estos espacios?

Pensar desde la perspectiva de la transgresión contribuirá a focalizarnos mejor en la forma como la ciudad funciona cotidianamente. ¿Qué otras formas de autoridad hacen que la ciudad funcione más allá o, incluso, a pesar del estado moderno? En este sentido las miradas etnográficas se tornan productivas. ¿Qué posibilidades emergen para la vida cotidiana en varios contextos, norte—occidente, sur--este? ¿Cuáles son las normas cotidianas de estos espacios? ¿Cuáles son las nuevas formas y los desafíos que impone la transgresión al “estado moderno”, a su paradigma dominante y su visión de una ciudad ideal?

Invitamos a presentar propuestas de sesiones sobre la ciudad transgresora que aborden las ciudades alrededor de estos temas abarcadores (generales), así como otras miradas críticas:

  • La ilusión de gobernanza/ ingobernabilidad
  • Formas no estatales de autoridad, tales como grupos vecinales, comunitarios, de asociaciones ciudadanos urbanos, de seguridad urbana-ciudadana, de comerciantes, de minorías religiosos, entre otros, etc.
  • Los retos de la comparación urbana, particularmente cuando pensamos en “el sur”, como imaginario, como localización y como paradigma.
  • Transgresión, protesta, resistencia, y otras formas emergentes de la acción política urbana.
  • Violencia y criminalidad. Críticas a estas miradas y alternativas metodológicas y teóricas.